free website templates

EDITORIAL

2018/09/17

Para la Pedagogía Waldorf, seguir el curso anual a través de las festividades es la forma de conectar al niño y al joven con su entorno natural.

El niño pequeño, a través de la imitación de las actividades diarias de preparación de estas fiestas, percibe y vive el significado de los valores que hay detrás de cada festividad.

El niño de primaria participa activamente de las festividades y de los eventos, sincronizando su interior con el exterior en un ritmo saludable.

Por su parte, el estudiante de la secundaria ya ha vivenciado estas experiencias desde su primer infancia, por lo que la integra en su pensamiento y en su conciencia, formándose una clara idea de lo real de los procesos de la naturaleza y de cómo está el ser humano ligado a ella.

En Agosto comenzamos el año escolar.

En Septiembre comenzamos celebrando estar reunidos de nueva cuenta en la escuela, en medio del verano y sus lluvias, sus calores y sus días largos.

En Octubre nos encontramos con las fuerzas de la voluntad y el hacer en la Festividad de Micael y con los productos de la cosecha, especialmente el maíz.

En Noviembre llevamos a cabo la mexicanísima Festividad de Día de Muertos y, luego, abordamos una fecha trascendente del calendario cívico nacional: la conmemoración de la Revolución Mexicana. Además, comenzamos a prepararnos para el Adviento, la época previa a la Navidad.

En Diciembre construimos una Espiral de Adviento para la celebración del inicio de esta época y, luego, una Corona Monumental para enmarcar el calendario del mes y la llegada de la Nochebuena y la Navidad, así como organizamos una tradicional Posada Mexicana y efectuamos la representación de una pastorela navideña.

Enero nos representa la renovación del calendario anual y el retorno de las vacaciones decembrinas.

En Febrero, realizamos un alto en el camino para festejar el Día de la Amistad, como un marco idóneo para la promoción de las buenas y sanas relaciones entre personas.

En Marzo, la llegada de la Primavera y la preparación de la nueva siembra agrícola son un tiempo de renovación de fuerzas y de ímpetus.

En Abril celebramos Pascua con la imagen de la liebre (símbolo de solidaridad ) y el huevo (símbolo de luz en cada persona)

En Mayo celebramos las cosechas con un gran encuentro de corte medieval y agradecemos a la Naturaleza por su cobijo y alimento.

En Junio llegamos al solsticio de verano, celebrando la fiesta de la luz y la proximidad del fin de ciclo escolar y el periodo vacacional largo.

Los Caracoles | Waldorf 2018 ®
Todos los Derechos Reservados.
Sitio web desarrollado por EFECTO/DIEZ