Noche de Faroles

Noche de Faroles


Noche de Faroles

 

“Yo voy con mi farol
y mi farolito conmigo.
Arriba brillan las estrellas
y abajo brillamos nosotros.
Y si hace frío, nos vamos a casa,
con nuestro pequeño farol…”

 


La Festividad de los Faroles se realiza en la mayoría de las escuelas Waldorf del mundo. Es una forma de representar la transición hacia los días más cortos y oscuros del año, mientras que impulsamos nuestra luz interior -como una alegoría de vida- para mantenerla brillante durante el periodo de otoño e invierno.

Desde varias semanas antes, alumnos y maestros elaboramos distintas farolas, de acuerdo con el grado al que pertenecen los niños. La finalidad es tenerlas listas esa noche, cuando después de la representación del cuento de mesa La niña del farol, se encienden las velas y salimos a caminar en la oscuridad, bajo el cielo estrellado típico de esta época, alumnos, padres, maestros y familiares, unidos por la magia que emana de esta celebración.

Los niños son nuestras estrellas en la tierra y brillan con gran fulgor; los adultos somos los protectores de esta luz y tenemos la responsabilidad de acompañarlos durante todo su camino, protegiéndolos -y a su luz interior- con amor, dedicación y guía.

   Durante esta época, vivenciamos con claridad lo que sucede en nuestro entorno: la luz del día se recorta, el otoño empieza a desvestir los árboles cuando las hojas se secan y caen, la bóveda celeste se ve con mucha claridad… En la naturaleza, las energías se dirigen hacia dentro: las plantas ponen toda su energía en las raíces, los animales buscan refugio y se resguardan del frío… Para nosotros, los seres humanos, es una época en la que se nos da la oportunidad de profundizar en nuestra vida interior y buscar o seguir nuestro verdadero camino.

Por lo anterior, en Los Caracoles, integramos en la Festividad de la Noche de Faroles la representación que el grupo de segundo grado hace sobre la leyenda de Martín el Caballero. La historia relata que el soldado se topa en la noche helada con un anciano que mendiga a la orilla del camino. Martín siente profunda empatía por el mendigo y su circunstancia, por lo que decide partir en dos la capa con la que se cubre, para compartirla con el anciano. Este es un eje fundamental de la Pedagogía Waldorf: lo individual y lo social, siempre en balance, como elemento fundamental de lo humano.


¿Te ha gustado esta publicación? compártela y/o déjanos tus comentarios abajo


También puedes…

Descarga aquí la guía GRATIS de Consejos prácticos para el mejoramiento del cerebro de tu hijo(a)

Deja un comentario

Menú de cierre
Show Buttons
Hide Buttons