El proyecto tomó forma en el verano de 2005, con el apoyo del Centro Antroposófico de México y con la consecución de asesoría permanente especializada. Así, en una antigua casona del pueblo de Valle de Bravo se dieron cita las primeras familias interesadas en ofrecer a sus hijos una verdadera formación para la vida. Pronto, la idea consolidó, y en septiembre de ese año abrió sus puertas el primer grupo integrado de nivel preescolar, con Svea Lara al frente. Gracias al trabajo diario y a los resultados positivos palpables en los niños, fueron llegando más y más familias a sumarse a ese primer grupo. Así, la comunidad cultural y educativa de Los Caracoles creció y se consolidó.

En el año 2006 se formó el primer el grupo de primaria, integrado con niños de primer y segundo grados. Una nueva asesora especializada se sumó al desarrollo pedagógico de Los Caracoles, para dar refuerzo a la formación inicial en primaria de una parte de este equipo. Dimos inicio al programa permanente de formación, tanto con la asistencia de los maestros a Congresos, Seminarios y Talleres especializados en Pedagogía Waldorf, así como con la puesta en marcha de un seminario interno de capacitación, al que convocamos a maestros y observadores Waldorf, tanto de México como de otros países.

En el año 2007 nos cambiamos de instalaciones, llegando a nuestra nueva ubicación en medio del bosque, abriendo así el paso a nuestra consolidación como granja-escuela: un sitio donde los niños funden la experiencia de la biodinámica (hortalizas, animales de granja) con el desarrollo curricular Waldorf basado en el arte, en los valores éticos universales y en la no-competencia.

Show Buttons
Hide Buttons